Barra de Navegación

Unos apuntes sobre nuestros Fanzines 'manga' (I)


¡Fanzines! ¡Dôjinshi! Tenía pendiente esta entrada desde hace mucho, mucho tiempo. Casi desde que empecé con el blog. No sabía muy bien cómo enfocarla, puede que estuviera esperando a conocer mejor el tema e incluso me atenazaba la duda de no saber como caerían mis palabras (ni que me leyera alguien, oiga). Sí, porque no puedo hablar igual de los fanzines y sus responsables que de un producto comercial.

El caso es que con el Fin de Año a la vuelta de la esquina, me apetecía publicar algo antes de dar paso al 2016 y esa fecha límite me ha servido de excusa perfecta para apartar cualquier atisbo de presuntuosidad y dedicarme simplemente a plasmar mis impresiones. Bueno, vamos allá.

Yo, el Anti-Geek

Por A o por B, la verdad es que estoy superdesfasado a nivel tecnológico. Y suerte de mi hermano. Sin Internet, sin teléfono inteligente hasta hace no mucho, sin consolas de nueva generación o siquiera un ordenador completamente funcional, reproductores Blu-Ray y en definitiva casi cualquier cachivache que te puedas imaginar... A menudo esto es un lastre y en ocasiones hasta una limitación, pero otras veces ha servido para tener que buscarme un poco la vida rastreando otras soluciones y me hace sentir un pelín especial. Ni siquiera sé mucho de informática, tengo un perfil de usuario medio-bajo, así que a veces sorprende que 'conozca' o utilice ciertas herramientas al parecer poco populares (la otra parte es que desconozco las que sí lo son). El caso es que me apetecía compartir algunas aquí. Para adecuar las formas al contenido, y pasando de estándares, SEO y CSS, lo haré con modestas tablas en código HTML, como el padre de Keitarô.

Minami, Dokan y otras revistas del montón

Hago un alto en esto de las entradas egocentristas para comentar algo que de verdad merece la pena. Y más ahora, por lo que estoy leyendo.

Portada Revista Dokan 19
Uno de los números que encontré en P2C¹
Con el usuario cowboysur al frente, existe un proyecto destinado a recopilar en formato digital muchas de las añoradas revistas dedicadas al manganime publicadas en España, incluyendo los CDs que estas traían. Dokan, Minami, Neko, Shirase, Animedia, Kame, Hentype...
La idea es que para poder acceder a ellas (los CDs sí están a disposición de todo el mundo), se ha de colaborar subiendo algún número que no esté disponible. Así que si tenéis algunas revistas o podéis encontrarlas en algún sitio (en Barcelona una buena opción es la tienda Play to Cash) sería genial si pudierais escanearlas y ayudar a aumentar la colección. Os dejo el hilo del tema en MCAnime, aunque también se abrió uno en ElOtroLado muy probablemente este es el más actualizado:

1.0

Masafumi Gotô -  AKFG - Sore Dewa, Mata Ashita
Gotô, vocalista de AKFG. Ideal de belleza gafotas
Me he demorado tanto con esta entrada que hasta me ha dado tiempo de ir al cine a ver en compañía La Resurrección de F. Más allá del interés que me generaba la propia película, tocaba. Por encima de mi racanería. Ya he mencionado por aquí alguna vez el tema de los estrenos en cines de producciones anime. Especialmente, entre finales de 2014 y principios de 2015, se estrenaron -si no me dejo ninguna- Kaze Tachinu, Battle of Gods, Doraemon - Stand By Me, Harlock y La Leyenda del Santuario. No fui a ver ninguna.
El debate entre si el fan debe actuar como tal y apoyar la industria que en principio quiere sin muchos miramientos o por contra no debe dejar a un lado su papel de consumidor presuntamente exigente es muy interesante. Pero yo no venía a hablar de eso.

XXI Salón del Manga - Cara A

XXI Salón del Manga Proyección Leyenda del Santuario
Por ahí estaba un servidor, esperando por Saint Seiya
Otro Salón más, y con esta suman trece ediciones visitadas. No soy alguien supersticioso, pero no está de más decir que esta no ha sido una edición especialmente negativa. Más bien lo contrario, siempre hablando a nivel personal, siendo desde diversos puntos de vista diferente y significando un pequeño paréntesis en la dinámica de los últimos años.

Y las sensaciones no eran muy buenas, precisamente (ojo, que en aquella entrada la clavé en varias cosas).

Sitiembre


Se acabó el mes de Septiembre, el primero sin nuevas entradas en el blog. Ya os dije que no os iba a quitar mucho tiempo...

Agosto finito

Por fin se acaba Agosto; la gente vuelve a sus trabajos, las bibliotecas van recuperando su horario habitual y se van acabando los refritos en las televisiones. Para un parado de larga duración ni los fines de semana ni el octavo mes del año tienen el mismo sentido.

Península de La Magdalena en Santander

Ha sido un mes raro, dos semanas especialmente, y sobretodo una en la que he salido de Cataluña por primera vez. Los seguidores al fútbol sin televisión de pago nos encontramos otro verano más con nuevos escollos para estar bien informados. También he alcanzado en este tiempo mi pico de conexión, abriendo, de nuevo, demasiado la boca.
Si me lees, bendito cowboysur, me gustaría decirte que estoy en ello, que no me he olvidado ni pretendo escaquearme de enviarte eso, pero me da demasiado respeto siquiera abrir el privado.

Estos días he aprovechado para hacer algo que tenía pendiente desde hace mucho, y es cambiar el correo electrónico vinculado a todas las cuentas que había abierto en distintos sitios durante estos últimos años para poder jubilar alguna de las múltiples direcciones que tengo activas. Ha sido curioso, en algún caso hasta entrañable, volver a visitar ciertas comunidades donde he dejado un poco de mí. En otras muchas, como buena sanguijuela, me debí registrar por un interés puntual y la inactividad ha acabado con mis cuentas.
Algunas de estas comunidades, decía, han visto disminuida su actividad y otras directamente han echado el cierre, como Vagos, 2DF FrePlay o la que más me apena... NextGameDay. Realmente entré muy poco, pero al estar tan estrechamente relacionada con el mundo de la scene y la Xbox, y sintiendo que me han quedado bastantes cosas por hacer en este mundillo...
Si las consolas de ahora no fueran tan cerradas y requirieran tantas actualizaciones quizás podría dar un salto, pero con esas condiciones...

·

Kenshin
Así que era en la película donde sonaba Niji, ¿eh?

De quedarse a medias hablaba antes, y ahí el pobre Kenshin se lleva la palma. Anteayer volví a ver la película animada, uno de mis primeros DVD gracias al lanzamiento de la colección DVD Manga, que incluía además la impactante Akira, y de paso mi primera aproximación al personaje. Más tarde me comprarían la primera entrega de la serie por fascículos con los tres primeros episodios, que me dejaron unas sensaciones buenísimas. No nos volveríamos a encontrar hasta que me decidí a comprar el #1 de la edición tankôbon, que ni siquiera leí pues al poco se anunció la kanzenban, 'la edición pija' como me gustaba llamarla. De nuevo cayó el primer tomo, que tardé en leer, y entonces ya no parecía el momento adecuado para comprar más números. Y si a eso le sumas el coste total o los jetas de Panini...

Sin embargo, volví a disfrutar la película, un formato que requiere menos compromiso que una serie de más de 5.000 páginas. Kenshin es genial, es genial su lucha por redimirse de su sangriento pasado. Es genial como nos aproxima al convulso Bakumatsu o la esperanzadora era Meiji, y sus diferentes facciones. Te introduce de manera atractiva, divertida, llana y accesible a una parte fundamental de la Historia contemporánea de Japón y las costumbres de entonces, siempre jugando con los límites entre realidad y ficción. Lo que al final casi hace que conozcas o te interese más la Historia de un país tan remoto como es Japón (ojo, dentro del poquísimo interés que muestra un servidor por la Historia) que no la de tu propio entorno. Desarraigado me siento.
Y genial es asimismo el dibujo, especialmente en la versión manga. Ni Tsuiokuhen ni nada.

Por si no se deduce del texto, la opción de ver el anime en C+ no existió. Madrugar en fin de semana no estaba entre mis hábitos. Aunque haría una excepción durante un tiempo con One Piece y Hamtaro.

P.D.: Ah, una mención para el fantástico epílogo del #1 de la ed. kanzenban de Kenshin. Y una menos positiva para las notas sobre la creación de la serie que sí aparecen en los tankôbon y no en la edición <<integral (sic)>>.

Tribulaciones de fan...fantasma

Cuando abrí este blog una de las premisas fundamentales era no volcar en él todos mis pesares impúdicamente; no sonar demasiado cenizo. Pero también existía la intención de desnudarme un poco, dada la necesidad que siento a veces, solo a veces, de dar explicaciones, ya que en más ocasiones de las que me gustaría parece que no me hago entender.

Esta entrada va de como estoy digiriendo el poder volver a conectarme de internet de forma más o menos regular y desde un ordenador, aunque algo capada. Puedo anticipar que no demasiado bien, y es que ha dado pie a que vuelvan a asomar algunas de mis obsesiones y miserias.

Por fortuna, en los últimos días la cosa ha apaciguado un poco, así que esto me permite escribir desde cierta distancia y con más tranquilidad, alejado ya del dibujo de Shintaro Kago que véis arriba.

Tengo tics de megalómano. De vez en cuando, aparecen intereses súbitos y en vez de acariciarlos, los estrujo. Y al siguiente. Me pierde la arrogante idea de conocer las cosas en profundidad, desde una perspectiva global, casi de pontificar... en muy poco tiempo. Puede que sea una burda forma de distraerme, intentando agarrarme a cualquier cosa para no caer al vacío y darme de bruces contra la realidad. Sí, todo eso del trabajo, la formación, la responsabilidad... Mientras, van acumulándose las víctimas.

En este tiempo, la primera fue el mundillo del fandom. El fandom y los fanzines. Los fanzines manga. Y los fanzineros. Después, aunque no ha llegado muy lejos, el aprendizaje del japonés. Y los que lo saben. Aquí voy a hablar de la primera.

De entrada, mi actitud respecto a los mensajes de los demás ha cambiado. Mis complejos aflora, y ya no veo siempre con buenos ojos poder aprender y conocer más cosas gracias a los otros, sino que en lugar de eso me fustigo pensando en lo poco que sé, lo que he vivido y lo inútil que soy. Esto me lleva a exámenes de consciencia.


Recientes sucesos como el estreno en cines de algunas películas de anime y su pobre acogida, las demandas de aficionados posteriormente no correspondidas, e hilos en EOL entre otros inputs me han hecho pensar en mi proceder respecto a mis aficiones a lo largo de todos estos años.

Si bien es cierto que desde hace varios años las vivo con un evidente distanciamiento a nivel de consumo, obras, noticias y debates han seguido estando a menudo en mis pensamientos, al menos en lo que se refiere a manga y anime, lo que hace más patente la importancia de las inercias pues contrasta con la naturalidad con la que he dejado de lado el mundo de los videojuegos. Mientras no visito ninguna página especializada en videojuegos, casi a diario merodeo por alguna comunidad que me recuerda lo que se cuece en los mundos de las viñetas y acetatos japoneses (acetatos, ¡qué viejuno suena!).

Como decía, me he planteado si mi actitud en los diferentes foros no se acerca de verdad al postureo. A menudo me he presentado en diferentes sitios como fan de tal y tal, y desde luego no era algo impostado. Pensaba que la vinculación a una afición estaba básicamente en lo que uno sentía, sin importar lo que gastara o el tiempo que se dejase en ello, pero el leer acerca de entidades y fanzines así como los hechos que mencionaba hace dos párrafos me han hecho reflexionar sobre esto, sobre como he contribuido al desarrollo de lo que en principio me estimaba.

¿Por qué no fui a ver Nausicaä al cine? ¿O Totoro? ¿Por qué no he hecho nunca cosplay de forma seria? ¿Por qué nunca hice una parodia de mis series favoritas? ¿Por qué no llegué a comprar ningún Gunpla? ¿Por qué no compré más que dos números de revistas sobre el tema? ¿Por qué no he colaborado en la financiación de Shenmue III?

A varias de estas preguntas podría responder que por dinero u otro tipo de recursos, pero quizás mi interés no fuera tan fuerte, quizás no entienda bien el significado de postureo o mi percepción de lo que transmito a los demás esté completamente distorsionada. Quizás no debería preocuparme por estas cosas y seguir siendo un simple leecher comprando mis cosas de vez en cuando.


De hecho, como comentaba antes, ahora mismo todo este mundillo me pilla más lejano, pero no puedo evitar dejarme llevar por estos debates que en ocasiones llaman más mi atención que los propios mangas o animes. Al menos lo que sí me propuse es no abrir tanto la boca, especialmente cuando se trata de pedir o anticipar compras, que luego pasa lo que pasa...

Indigno... de tantas cosas

Desde luego es curioso mi criterio a la hora de decidir a qué tema le dedico un rato para escribir un comentario y luego acabar compartiéndolo. A veces obedece más a una premeditación que no a la espontaneidad, quizás influido por esa inseguridad que da sentir que aquello por lo que uno siente interés o a lo que mejor dicho dedica uno su tiempo no es válido, correcto o recibe interés alguno por parte de los demás. Puede que sea más sencillo que eso y simplemente mi exceso de tiempo libre y mis oscuros anhelos acaben imponiéndose de vez en cuando a mi profunda apatía.

El caso es que no acostumbro a leer novelas, principalmente por el suplicio que me supone terminarlas. Con esta falta de bagaje literario y mi carencia de formación, ¿cómo se entiende que haya acabado leyendo, tras casi dos meses y varios intentos, Indigno de ser humano de un tal Osamu Dazai? No es tanto un nuevo episodio de este japonismo irracional del que adolecemos algunos consumidores de animanga (weeaboo nos llaman) como un paso más en un interés casi enfermizo por las historias de gente atormentada, marginal y con el sambenito de perdedores que arrastro desde hace algún tiempo.


Perfil del autor vía Sajalín Editores

Así, tras una visita fugaz por Tallon4 donde empecé a leer el nombre de este autor y la búsqueda subsiguiente de material disponible en el catálogo bibliotecario, tenía en casa la citada novela en la que esperaba encontrar una voz cercana con la que identificarme. Pero no ha sido así.

<<Por lo general, las personas no muestran lo terribles que son. Pero son como una vaca pastando tranquila que, de repente, levanta la cola y descarga un latigazo sobre el tábano. Basta que se dé la ocasión para que muestren su horrenda naturaleza.>>

 Publicada por primera vez en 1948, Indigno de ser humano es una de las novelas más célebres de la literatura japonesa contemporánea. Su polémico y brillante autor, Osamu Dazai, incorporó numerosos episodios de su turbulenta vida a los tres cuadernos que conforman esta novela y que narran, en primera persona y de forma descarnada, el progresivo declive como ser humano de Yozo, joven estudiante de provincias que lleva una vida disoluta en Tokio. Repudiado por su familia tras un intento de suicidio e incapaz de vivir en armonía con sus hipócritas semejantes, Yozo malvive como dibujante de historietas y subsiste gracias a la ayuda de mujeres que se enamoran de él pese a su alcoholismo y adicción a la morfina. Sin embargo, tras el despiadado retrato que Yozo hace de su vida, Dazai cambia repentinamente de punto de vista y nos muestra, mediante la voz de una de las mujeres con las que Yozo convivió, una semblanza muy distinta del trágico protagonista de esta perturbadora historia. Indigno de ser humano se ha convertido, con el paso de los años, en una de las obras más populares de la literatura japonesa, superando los diez millones de ejemplares vendidos desde su primera publicación en 1948.

Esto vendría a ser el texto que aparece en la contraportada del libro. Ya me pasa a veces esto, y es que en ocasiones me siento atraído por una vaga sinopsis, una idea simple, que al ser desarrollada se revela más lejana de lo que parecía a simple vista. Temas tan jugosos y espinosos como el suicidio, la dificultad para encajar, esa capa de hipocresía comúnmente aceptada por la ola de la sociedad (guiño), que sin embargo no están al servicio de una narración fácil.

A Dazai, quizás como un reflejo de su propia vida, no parece interesarle poner especial énfasis en los grandes acontecimientos, dramatizar los hechos, ni aunque supongan un punto de inflexión para la vida de Yozo, el protagonista. Se pueden contar minucias de forma grandilocuente o se puede contar un intento de suicido sin sobresaltos ni saltos de línea, como hace Dazai.

LLegados a este punto no sé si tiene mucho sentido hablar de la historia, pues al final el tono sombrío general de la obra es de lejos lo que se impone en el paladar.

+ Enlace a la página de Indigno de ser humano en el sitio web de la editorial. Tienen disponible el primer capítulo para su lectura gratuita.


Esto... es un poco brusco, pero aquí acaba esta entrada. Con la intención de adjuntar algún enlace de interés al final no he resistido a la tentación y mientras escribía he leído comentarios de otras personas, lo que siendo tan insignificante ya hace que me sienta influido y por tanto mancharía todo lo que pudiera escribir después. La idea era poder ofrecer el punto de vista de un lector frívolo y atípico, pero ya no se extenderá más.

Solo añadiré, como tenía previsto, que en la parte final la narración se vuelve algo más clara, que a pesar del tono frío y falto de entusiasmo de esta entrada no me ha dejado una sensación tan mala. De hecho, aunque no tiene una relación directa con esto último, no en mi caso, posiblemente le dé alguna oportunidad a otro libro de Osamu Dazai, y mueva algún dedo buscando mejores sensaciones en adaptaciones a otros medios, y es que en el caso de Indigno de ser humano ya tengo fichados el anime Aoi Bungaku y un manga de Usamaru Furuya.

P. D: Delante de b siempre se debe escribir m. Nunca me aprendí las reglas de ortografía...

Shenmue III, a punto de hacerse realidad

Ni siquiera estaba pendiente del E3, ni siquiera sabía que ya se estaba celebrando. Me he distanciado tanto de los videojuegos que posiblemente esa sea la explicación (entre otras cosas) a la frialdad con la que he recibido en primera instancia la noticia sobre el desarrollo de Shenmue III y su financiación vía Kickstarter.

Sí, mi primera reacción al ver la noticia en Ramen Para Dos a través del móvil no ha sido apenas diferente a descubrir la sobrecubierta del manga Undercurrent. Esto hace más difícil de entender lo siguiente: cuando leyendo la descripción del proyecto en Kickstarter empieza a invadirme el cuerpo un ligero cosquilleo, y cuando este va pasando a mejor vida llega la hora de abrir el vídeo de la presentación... y las lágrimas. Más que a según qué momentos de algunas series y películas se parecía a cuando picas una cebolla, por eso del escozor en los ojos.

Dejando a un lado mis desequilibrios emocionales y después de un par de horas y una llamada de un amigo también fan de la saga empiezo a escribir esta entrada en un simple editor de texto con la más absoluta impasibilidad.


Antes han aflorado en mi perturbada mente cuestiones sobre el proyecto, recuerdos de partidas tanto en compañía como en la intimidad... y la duda de como voy a afrontar todo lo que se avecina.


El nombre de mis dos blogs no es casual; Shenmue es parte de mi vida.
Pero también siento que me gusta proteger los buenos recuerdos y por ello temo revisitarlos. En el año 2010 cerré una maravillosa segunda partida (de principio a fin, se entiende) a la versión para Xbox de Shenmue II. Me produjo una satisfacción tan honda que desde entonces no lo he vuelto a tocar, como si quisiera preservarla durante los años de los años.
En aquel momento muchos fans ya abogábamos por fórmulas alternativas para continuar la historia donde nos dejaron Ryo y Shenhua, que si un
desarrollo modesto con el mismo motor para plataformas menores, tirar de otros soportes como las novelas o el cine... pero no sé si pensábamos de verdad que el retorno de Shenmue podía acabar siendo una realidad.

Apariciones de Ryo-san en algunos juegos de SEGA, declaraciones de Yu
Suzuki donde dejaba claro que él sí quería hacer algo... La llama seguía encendida, Shenmue nunca murió porque se ganó una fantástica comunidad de seguidores que seguían recordando la obra cumbre de Yu Suzuki. Ahora, finalmente, el momento ha llegado. El pasado vuelve. Y a partir de ahora... ¿qué?

Tengo algo de miedo. Y no es algo que tenga que ver con los modelados de los personajes. Me da miedo que se me caiga otro referente más.

Conocí Shenmue (y tantas otras cosas) de forma casual gracias a mi hermano, viéndole jugar hasta que se estropeó el GD 3 y ahí se quedó la cosa. Ya con una nueva copia y aprovechando el horario intensivo del colegio avancé junto a un amigo, y lo finiquité con un segundo compañero. No pude pasar del GD 2 de la segunda parte en Dreamcast por errores en la copia (¡apostaría algo a que nadie ha sacado más libros del templo que yo!) y tuve que esperar hasta disponer de una copia para Xbox para poder completarlo.

Ahora, llevo cinco años sin tocar ninguno de los juegos salvo algún minijuego. Casi se pueden contar con los dedos de una mano los juegos a los que he jugado en los dos últimos años. No tengo ni PS4 ni un PC que me permitiera jugarlo. Así... y siempre pensando en la posibilidad de que esto no llegue a buen puerto, ¿Lo jugaré algún día? ¿Solo o en compañía? ¿Me liberaré de tanto complejo y lo disfrutaré como un fan más?

Como dice el reciente anuncio de Bitter Kas, uno no decide lo que le gusta o le deja de gustar. Y a mí me da miedo poder darme cuenta de que no me gusta Shenmue tanto como antes.

(La imagen con la que comienza la entrada es una versión editada de un dibujo que hice hace más de 10 años. De paso, me permito el lujo de recomendaros una aplicación para Android que emula el radiocassette de Ryo y permite escuchar las cintas que se podían conseguir durante la aventura. Enlace a Google Play aquí.)

El XXI Salón del Manga echa a andar


Faltan menos de cinco meses para el próximo Salón del Manga y FICOMIC empieza a soltar prenda.

Rememorando la antigua y efímera tradición de abrir el primer hilo sobre el evento en Vandal empezaremos a especular en base a la pequeña información dada para ir creando expectación. Como un opinólogo cualquiera de la tele, vaya.

Conocemos las fechas, el lugar y alguna de las novedades para esta edición. Empezaremos con dos aspectos del Salón que para mí son capitales: los concursos del cartel y de manga. Mientras el segundo ya ha sido convocado y sus bases publicadas, del segundo aún no sabemos nada. No tengo controlados los tiempos respecto a otros años pero temo que pueda  repetirse lo del año pasado y recurran a un encargo en lugar de un concurso abierto. Aunque muchas veces la elección del ganador acababa siendo objeto de polémica este sistema era uno de los aspectos donde el fan tenía más relevancia y sería una absoluta decepción que se perdiera pues despierta mucha ilusión entre los dibujantes aficionados, ya sea como posible ganador o simplemente teniendo un hueco en la exposición pertinente en el recinto.


Otra cosa que conocemos es la disposición de los diferentes pabellones. Sin duda lo que más llama la atención a un servidor es que las proyecciones dejan de hacerse en Las Arenas.
Esto puede ser bueno o malo; por un lado temo que estén en un pabellón mezclado con otras cosas como pasa ahora con los escenarios donde se hacen las presentaciones, pero al no saber como está distribuido dicho pabellón es hablar por hablar (como toda la entrada en general). Puede ser bueno porque te ahorras el viaje al centro comercial, y aquí podría estar la parte mala si resultara que esa "incomodidad" hacía de filtro para que no fuera gente sin mucho interés en lo proyectado que más bien busca un sitio cómodo donde sentarse en un ambiente menos viciado. Otra posible cosa buena es que esta nueva ubicación podría favorecer una cantidad mayor de sesiones y un contenido más variado. (...) Aunque ahora que lo pienso al acabar la anterior edición el director manifestó la voluntad de hacer un evento paralelo de cine japonés, tanto de animación como de imagen real, No sé en qué habrá quedado y como podría influir.

Se ha desvelado también la fecha de la apertura de veda de las entradas anticipadas, esas que te cobran de más para luego tener que imprimirlas tú. Si bien funciona para evitar problemas de colas también te puede dejar fuera si por cualquier cosa no sabes qué día irás hasta poco tiempo antes del evento, ya sea trabajo, trabajo de tus acompañantes o las actividades y los días que asisten los invitados. Está por ver si al igual que ha pasado con el del Cómic la entrada subirá -again- a 8 euros, que de comprarla de forma anticipada se iría hasta los 9,5. El primer Salón al que fui costaba 4, te regalaban un manga y estaban los 2x1 de la recientemente desaparecida Dibus. Vamos, que empieza a doler mucho.


Y otra vez se vuelven a limitar las entradas gratuitas para la gente disfrazada el viernes.

Pero bueno, seguro que después de unos talleres de macrobiótica y un masaje Shiatsu uno se encuentra mucho mejor.

Telegramas: Twilight

Bajo el concepto de los telegramas hoy publicamos una entrada breve y concisa, quien sabe si la primera de una larga y fecunda serie. El motivo que me ha traído hasta aquí en esta ocasión es la canción Twilight, que por varios motivos (dos) se ha convertido en una suerte de himno otaku.

Twilight es un tema de la banda Electric Light Orchestra y bla bla bla cuyo primer contacto en mi caso llegó gracias a:

DAICON IV (1983)


Una animación llena de iconos pop para presentar una convención de ci-fi realizada por Daicon Films, que acabaría siendo nada más y nada menos que el germen de Gainax, con unos inexpertos Hideaki Anno, Yoshiyuki Sadamoto o Hiroyuki Yamaga entre otros, que -además de rodar también películas del género tokusatsu- previamente ya se habían embarcado en una aventura similar, con bastantes menos recursos y con un resultado más amateur pero no por ello menos entrañable.

DAICON III (1981)


La segunda aparición que hace de Twilight una canción especial se da en...

DENSHA OTOKO


El dorama de los doramas (sobretodo si solo has visto uno), Densha Otoko, imperdible a la mínima que te identifiques con un cierto tipo de fan. Otro producto, la serie de imagen real, llena de referencias aunque en este caso la cosa se queda más bien entre japoneses. Y con una adaptación, seguramente más cercana a la realidad que la serie de TV, que nos ha llegado a España de la mano de Glénat y bajo el título de Otaku in Love que buscando aún debe poder encontrarse a muy buen precio.

Como extra para finalizar, una escena de Furi Kuri que cobró un nuevo sentido después de conocer los Daicon, y no hablo de los nabos.


Entrada breve y concisa. Ya.

¡Adiós!

Mi colección de cómics, en Whakoom

Como podéis comprobar si pincháis el enlace que hay en el margen derecho del blog, soy usuario de MyAnimeList desde hace ya unos cuantos años. Para los neófitos, MyAnimeList (a partir de ahora MAL) es básicamente una web que te permite listar y valorar los animes y mangas que has visto, estás viendo, abandonaste o tienes planeado ver. Cuenta con una gran base de datos no solo en lo que se refiere a series sino también en cuanto a los profesionales de la industria (mangakas, directores, seiyûs...) y permite a los usuarios publicar reseñas, recomendaciones, charlar en los foros o crear clubs en torno a una temática, así como agregar a amigos para seguir sus actualizaciones.


Hace algún tiempo empecé a escuchar hablar de Whakoom, una página similar pero que se centraba en los cómics, aunque no solo de origen japonés. Aun habiendo leído varios cómics norteamericanos o europeos y que por cierto tengo listados en una hoja de papel, en su momento no le di importancia... ¡Pero! Hace un días me registré por curiosidad y me llevé una buena sorpresa.
 

En comparación con MAL, Whakoom está más orientada a lo que el usuario tiene físicamente. No es que no puedas marcar las distintas obras simplemente como leídas, pero no puedes ver el listado si no cuentas con una cuenta de pago.


Lo que me ha sorprendido además de tener una estética bastante maja es su base de datos. Hay un montón de portadas de ediciones antiguas que no se ven muy a menudo y si bien las entradas, al menos de momento, no recogen mucha información, me encanta que tengan en cuenta las diferentes ediciones de una misma obra, incluso extranjeras. También aparecen artbooks y revistas o libros directamente relacionados con los cómics. Otro detalle que la convierte en un buen complemento para MAL es que puedes registrar números sueltos de una colección aunque no sean consecutivos.


Por lo que veo también existe la posibilidad de seguir a otros usuarios y crear algo así como una wishlist con los tomos que buscas. La suma de todo hace que pueda ser un buen sitio para el mercadeo jeje


Y estas son las primeras impresiones sobre Whakoom a la espera de si acaban incluyendo nuevas funciones con el tiempo. Podéis ver mi perfil aquí.
... Como quien no quiere la cosa he ido salteando el texto con unas fotos previas al Japan Weekend de mi colección; la verdad es que desde que empecé a entrar en foros y veía las de los demás siempre he querido compartirla, y me gustaría algún día poder mostrarla y comentarla de forma más profunda, pero eso lo dejaremos para cuando vuelva a sentir que representa fielmente mis gustos e intereses :)

¡Nos vemos!

De paseo por el Japan Weekend

El pasado sábado 7 de Marzo y después de varios años volví a La Farga de L'Hospitalet para ver como era esto del Japan Weekend, ese evento de entreguerras (entre un Salón del Manga y el siguiente, aunque hay años con más ediciones) y también conocido en algunos círculos como 'Chapan Weekend'.

Era la primera vez que asistía a un evento de este tipo más allá del Salón del Manga de FICOMIC, al cual sí he ido bastantes veces.


Más o menos era consciente de lo que me iba a encontrar, pero aún así no pude evitar sentir una ligera decepción. Vamos por partes...


Entendiendo que era un evento de bastante menor entidad y popularidad que el organizado por FICOMIC me presenté confiado a las 10 de la mañana, cuando supongo abrían las taquillas, pero resulta que había bastante cola y no estuve dentro hasta las 12:30 entre comprar la entrada y la cola para entrar.

Las entradas no son precisamente baratas: 8 euros la normal y después varias opciones Anticrisis por 10, 15 y 20 euros que daban opción a llevarte una película o una serie.


Por suerte fue una buena manera de hacerme con la película de imagen real de Phoenix Wright :3

Una vez dentro la cosa empezaba bien con los stands de Selecta, Ivréa y el de Japan Weekend, con sus películas y series a precio de saldo, pero luego...

Había leído que era un evento con mucha participación de stands no comerciales: básicamente fanzines y manualidades, y en principio lo veía como un atractivo para ver cosas diferentes pero mirando por encima (me hace sentir incómodo lo incisiva que es la gente) me daba la sensación de que las paradas con hamas, chapas, cosas de ganchillo, etc. no se diferenciaban mucho más entre sí que los "clónicos" stands de merchandising. No es que fueran malos, ni mucho menos (un apunte: los stands de merchan tampoco es que me parezcan malos de por sí, al final solo depende de lo que busques), y de hecho había muchas cosas la mar de cucas,pero me daba la sensación de que se repetían bastante. Y no había tantos fanzines como esperaba.



Mi decepción viene en buena parte porque no había stands de librerías de cómics. Ninguno. Por mi carácter y actitud ya me he hecho la idea de que en estos eventos no voy a socializar, pasármelo especialmente bien o crear grandes recuerdos; me conformo con poder ver exposiciones, proyecciones, estar pendiente de las presentaciones, disfrutar un poco del ambiente y rebuscar entre pilas de números atrasados y obras descatalogadas; sí, la idea del mercadillo, pero aquel día no tuve opción.

Ya me esperaba que el evento estuviera más enfocado al merchan, el cosplay, la música y en definitiva a la jauja que no al manganime, pero me pareció demasiado descompensado.


Sobre el ambiente parecía bastante similar al del Salón del Manga pero con la diferencia de que faltaba casi todo el grupo de fans más mayores, me pareció que había bastante gente disfrazada pero no puedo decir mucho más, la verdad es que desde hace algún año ya me siento un poco al margen del fandom. No estoy ni con los jóvenes ni con los veteranos, como siempre en tierra de nadie xd Dentro del pabellón se podía andar bastante tranquilo por los pasillos y en los márgenes siempre había sitio para tomar un respiro.


Acerca de las actividades tampoco puedo decir mucho, hay algunas que tenían pinta de divertidas como el tema de los paneles pero si no coges buen sitio es un rollo. Me sorprendió que estuvieran presente las artes marciales (y repasando también estaban presentes otros stands relacionados con la cultura japonesa como el de Casa Asia, Cine Asia, uno de Reiki y algunos con literatura y productos japoneses).


También los videojuegos tenían presencia con una zona de Nintendo y otra con varias máquinas arcade para disfrute de todos, aproveché para desahogarme un poco jugando al Metal Slug.

Y ya para ir acabando decir que compré algunas cosas: los números 4 y 5 del fanzine erótico-paródico de Studio Natsume Pirates VS Ninjas, las pelis de Gurren Lagann con sus libretos, un pack con las 6 películas de Lamu y Jin-Roh.

Y luego una vez ya fuera y saciando mi sed de cómics acabaron cayendo un par de cosas más, al final se me fue un poco la mano...

En fin,

¡Hasta la próxima!
(Las fotografías utilizadas para ilustrar y amenizar esta entrada pertenecen a Hedowichi y Talloon4)

La primera carta

た だいま!
¡Bienvenido, querido lector! Esto es Cartas desde Guilin, y esta entrada de presentación supone el pistoletazo de salida para este humilde y chabacano blog de extrarradio que recoge el testigo de De un rincón de Kowloon, el cual supuso mi primera experiencia en esto de las bitácoras en línea... creo, en solitario seguro que sí. A pesar de haberle dado muchas vueltas a estas alturas aún pienso en esto como una pequeña locura, he visto como buena parte de los blogs que seguía han dejado de publicar o han reducido mucho su actividad, como escasean los comentarios en webs bastante conocidas y la sensación de que el bullicio se ha trasladado a lo que desde hace unos años todo el mundo conoce como redes sociales, muchas de las cuales fomentan un consumo exprés de la información que no puedo seguir. Entonces, ¿Por qué con ese panorama iba a abrir ahora un nuevo blog que encima no va a tener el respaldo de una comunidad concurrida detrás? Pues me da que es tan simple como que no puedo evitar hablar de lo que me gusta o interesa y compartirlo con los demás. Por mis circunstancias, me es imposible participar en los debates que se dan en los foros y menos todavía en la vorágine que puede ser Twitter o los chats, así que por el poso que transmiten los blogs me parecía el canal más adecuado, y aunque llegué a olvidarme de esta idea durante un tiempo, lo cierto es que sentía necesario desprenderme de todo lo que arrastraba en mi anterior blog, algo así como empezar una nueva etapa sin borrar la otra. Ya no valía una remodelación o un cambio de diseño, y sumándole que la cosa estaba un poco mustia y el hecho de que ya no pudieran comentar usuarios no registrados acabaron por hacer que me decidiera a dar el paso. ¿De qué se va a hablar en este blog? Bueno, dicen que la cabra tira al monte, así que no van a faltar cosas acerca de manga y anime, de sus derivados y mi relación con todos estos, pero puede haber sorpresas, incluso en esos temas... Pero más allá del contenido lo que realmente busco es poder escribir de manera espontánea y lo más honesta y sincera posible... algo que, aun entendiendo la expresión oral y la escrita como dos cosas diferentes, creo que muchas veces no he cumplido. Por eso no voy a prometer ningún tipo de regularidad o contenidos fijos, pero tengo pensado complementarlo con una página en Facebook para aquellos comentarios que no dan para una entrada y para acercar más esta aventura a la gente ya que permite un contacto más directo. El nacimiento de este blog ha estado lleno de dudas y de altibajos que solo el tiempo puede disipar; sin ninguna duda la pérdida de visibilidad era lo que más me echaba para atrás con todo este tema (me he planteado publicar las entradas en los dos sitios, pero me da que no), porque sano es dejarlo claro de entrada:

No soy un creador de contenido original, no escribo demasiado bien aunque a veces me lo crea, no soy especialmente ingenioso ni atento. No soy una persona con mucho coco ni conozco ninguna materia en profundidad. Y tampoco tengo muchos medios.

Por eso, me sentiría encantado si este blog sirviera simplemente para devolver algo de lo que he recibido de los demás y poder hacer buenas migas con blogueros de inquietudes o mentalidad similares. No va a haber un aluvión de entradas así que no os voy a quitar mucho tiempo :P Esto es todo por el momento...¡¡Hasta la próxima actualización!!


(Si es que la hay...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...