Barra de Navegación

Shenmue III, a punto de hacerse realidad

Ni siquiera estaba pendiente del E3, ni siquiera sabía que ya se estaba celebrando. Me he distanciado tanto de los videojuegos que posiblemente esa sea la explicación (entre otras cosas) a la frialdad con la que he recibido en primera instancia la noticia sobre el desarrollo de Shenmue III y su financiación vía Kickstarter.

Sí, mi primera reacción al ver la noticia en Ramen Para Dos a través del móvil no ha sido apenas diferente a descubrir la sobrecubierta del manga Undercurrent. Esto hace más difícil de entender lo siguiente: cuando leyendo la descripción del proyecto en Kickstarter empieza a invadirme el cuerpo un ligero cosquilleo, y cuando este va pasando a mejor vida llega la hora de abrir el vídeo de la presentación... y las lágrimas. Más que a según qué momentos de algunas series y películas se parecía a cuando picas una cebolla, por eso del escozor en los ojos.

Dejando a un lado mis desequilibrios emocionales y después de un par de horas y una llamada de un amigo también fan de la saga empiezo a escribir esta entrada en un simple editor de texto con la más absoluta impasibilidad.


Antes han aflorado en mi perturbada mente cuestiones sobre el proyecto, recuerdos de partidas tanto en compañía como en la intimidad... y la duda de como voy a afrontar todo lo que se avecina.


El nombre de mis dos blogs no es casual; Shenmue es parte de mi vida.
Pero también siento que me gusta proteger los buenos recuerdos y por ello temo revisitarlos. En el año 2010 cerré una maravillosa segunda partida (de principio a fin, se entiende) a la versión para Xbox de Shenmue II. Me produjo una satisfacción tan honda que desde entonces no lo he vuelto a tocar, como si quisiera preservarla durante los años de los años.
En aquel momento muchos fans ya abogábamos por fórmulas alternativas para continuar la historia donde nos dejaron Ryo y Shenhua, que si un
desarrollo modesto con el mismo motor para plataformas menores, tirar de otros soportes como las novelas o el cine... pero no sé si pensábamos de verdad que el retorno de Shenmue podía acabar siendo una realidad.

Apariciones de Ryo-san en algunos juegos de SEGA, declaraciones de Yu
Suzuki donde dejaba claro que él sí quería hacer algo... La llama seguía encendida, Shenmue nunca murió porque se ganó una fantástica comunidad de seguidores que seguían recordando la obra cumbre de Yu Suzuki. Ahora, finalmente, el momento ha llegado. El pasado vuelve. Y a partir de ahora... ¿qué?

Tengo algo de miedo. Y no es algo que tenga que ver con los modelados de los personajes. Me da miedo que se me caiga otro referente más.

Conocí Shenmue (y tantas otras cosas) de forma casual gracias a mi hermano, viéndole jugar hasta que se estropeó el GD 3 y ahí se quedó la cosa. Ya con una nueva copia y aprovechando el horario intensivo del colegio avancé junto a un amigo, y lo finiquité con un segundo compañero. No pude pasar del GD 2 de la segunda parte en Dreamcast por errores en la copia (¡apostaría algo a que nadie ha sacado más libros del templo que yo!) y tuve que esperar hasta disponer de una copia para Xbox para poder completarlo.

Ahora, llevo cinco años sin tocar ninguno de los juegos salvo algún minijuego. Casi se pueden contar con los dedos de una mano los juegos a los que he jugado en los dos últimos años. No tengo ni PS4 ni un PC que me permitiera jugarlo. Así... y siempre pensando en la posibilidad de que esto no llegue a buen puerto, ¿Lo jugaré algún día? ¿Solo o en compañía? ¿Me liberaré de tanto complejo y lo disfrutaré como un fan más?

Como dice el reciente anuncio de Bitter Kas, uno no decide lo que le gusta o le deja de gustar. Y a mí me da miedo poder darme cuenta de que no me gusta Shenmue tanto como antes.

(La imagen con la que comienza la entrada es una versión editada de un dibujo que hice hace más de 10 años. De paso, me permito el lujo de recomendaros una aplicación para Android que emula el radiocassette de Ryo y permite escuchar las cintas que se podían conseguir durante la aventura. Enlace a Google Play aquí.)

El XXI Salón del Manga echa a andar


Faltan menos de cinco meses para el próximo Salón del Manga y FICOMIC empieza a soltar prenda.

Rememorando la antigua y efímera tradición de abrir el primer hilo sobre el evento en Vandal empezaremos a especular en base a la pequeña información dada para ir creando expectación. Como un opinólogo cualquiera de la tele, vaya.

Conocemos las fechas, el lugar y alguna de las novedades para esta edición. Empezaremos con dos aspectos del Salón que para mí son capitales: los concursos del cartel y de manga. Mientras el segundo ya ha sido convocado y sus bases publicadas, del segundo aún no sabemos nada. No tengo controlados los tiempos respecto a otros años pero temo que pueda  repetirse lo del año pasado y recurran a un encargo en lugar de un concurso abierto. Aunque muchas veces la elección del ganador acababa siendo objeto de polémica este sistema era uno de los aspectos donde el fan tenía más relevancia y sería una absoluta decepción que se perdiera pues despierta mucha ilusión entre los dibujantes aficionados, ya sea como posible ganador o simplemente teniendo un hueco en la exposición pertinente en el recinto.


Otra cosa que conocemos es la disposición de los diferentes pabellones. Sin duda lo que más llama la atención a un servidor es que las proyecciones dejan de hacerse en Las Arenas.
Esto puede ser bueno o malo; por un lado temo que estén en un pabellón mezclado con otras cosas como pasa ahora con los escenarios donde se hacen las presentaciones, pero al no saber como está distribuido dicho pabellón es hablar por hablar (como toda la entrada en general). Puede ser bueno porque te ahorras el viaje al centro comercial, y aquí podría estar la parte mala si resultara que esa "incomodidad" hacía de filtro para que no fuera gente sin mucho interés en lo proyectado que más bien busca un sitio cómodo donde sentarse en un ambiente menos viciado. Otra posible cosa buena es que esta nueva ubicación podría favorecer una cantidad mayor de sesiones y un contenido más variado. (...) Aunque ahora que lo pienso al acabar la anterior edición el director manifestó la voluntad de hacer un evento paralelo de cine japonés, tanto de animación como de imagen real, No sé en qué habrá quedado y como podría influir.

Se ha desvelado también la fecha de la apertura de veda de las entradas anticipadas, esas que te cobran de más para luego tener que imprimirlas tú. Si bien funciona para evitar problemas de colas también te puede dejar fuera si por cualquier cosa no sabes qué día irás hasta poco tiempo antes del evento, ya sea trabajo, trabajo de tus acompañantes o las actividades y los días que asisten los invitados. Está por ver si al igual que ha pasado con el del Cómic la entrada subirá -again- a 8 euros, que de comprarla de forma anticipada se iría hasta los 9,5. El primer Salón al que fui costaba 4, te regalaban un manga y estaban los 2x1 de la recientemente desaparecida Dibus. Vamos, que empieza a doler mucho.


Y otra vez se vuelven a limitar las entradas gratuitas para la gente disfrazada el viernes.

Pero bueno, seguro que después de unos talleres de macrobiótica y un masaje Shiatsu uno se encuentra mucho mejor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...