Barra de Navegación

Va de cómic

Portada de Peepshow, de Joe Matt
Funte: Tebeosfera
Había un par de cosas que me apetecía compartir y no me decidía por el mejor lugar por hacerlo así que empezaré por aquí aunque signifique sacrificar la visibilidad.

La primera y más reciente es que he vuelto a comprar algún cómic después de muchos meses si obviamos una grapa de Gundam 0080. No ha sido gran cosa, para no perder la costumbre es un saldo de la Continuará. Concretamente tres números del Peepshow de Joe Matt de D&Q, que recopilan el material aparecido en el tomo Pobre Cabrón. Me ha decepcionado un poco la falta de artículos u otro contenido extra pero no me puedo quejar, 5 euros me costaron en perfecto estado. Obviamente estoy hablando de una edición en comic-book, una rareza ahora que todas las obras de estos autores se publican en caros volúmenes.

Con la tontería en poco tiempo me he leído el mismo Pobre Cabrón, el álbum Peepshow y también Consumido. Solo me faltaría Buen Tiempo para completar la obra de este Joe. Peepshow, el álbum, la verdad es que me sorprendió. Estando formalmente más alejado de lo que creo que me gusta como cómic, muy en la línea de los cómics ultra-densos del tal Crumb, me dejó más satisfecho que Pobre Cabrón, mi primer contacto. Además, por las cosas del formato, Peepshow me parece mucho más acertado para empezar con este autor porque sienta de forma más clara las bases del artista y del personaje. Y qué coño, también hay una continuidad narrativa especialmente en la relación de Joe y Trish.
Asentadas estas bases, Consumido que vino después ya fue una lectura diferente y me dediqué más a leer y menos a pensar, siempre agradeciendo la aparición de Chester y sobretodo Seth.

Janet, de Expediente Warren 2
Me gustan las chicas con este tipo de corte de pelo.
Otra de las cosas es que me enseñaron un ¿bar? una cafetería en Barcelona con cómics para leer mientras tomas algo. Recuerdo que alguna vez fantaseé con la idea de algo parecido, de un sitio para alquilar cómics o directamente leerlos allí a cambio de un precio, como el concepto de 'manga kissas'. Pues algo así era aquello, tenían un puñadito de cómics, algunos juegos de mesa y una decoración del estilo. Me pareció un pelín caro pero si aprovechas vale la pena de sobras, además organizan eventos. Esta es la página de Len's Comic Café en Facebook.
Para variar, está dentro del famoso Triángulo Friki, cerca de Tetuán.

Esto más o menos es todo, ya compartí en otro sitio un ciclo de anime que se viene organizando en la Filmoteca de Catalunya.

Y hay otra cosa, acerca del motor de videojuegos Unity, pero no quiero darle mucha bola. Tengo que mirar más, aunque es un poco decepcionante que el editor no tenga versión para Linux ni se pueda ver el código fuente si no es con una versión de pago.

Un asiduo al teletexto

En aquella entrada sobre mi desfase tecnológico, se me olvidó comentar una curiosidad. Prácticamente a diario, consulto varias veces el teletexto. Y ya hace muchos años que empecé.

Teletexto de TVE - Página de Inicio
Fuente: Wikipedia
No recuerdo exactamente cuándo ni dónde debió ser nuestro primer contacto. Pudo ser en mi casa, con la llegada del primer televisor con tal función, o quizá en casa de mi abuelos. Pronto, el factor de disponer de teletexto se convirtió en algo casi tan importante como las pulgadas para preferir un televisor u otro. Por desgracia no llegué nunca a tener una tele como la de un amigo que te permitía partir la pantalla para ver el teletexto sin renunciar a lo que estaban emitiendo, lo que me hubiera ahorrado muchas regañinas al asaltar televisores ajenos.

Lamentablemente, con los años el contenido de mi interés y en algún caso la frecuencia de actualización se han reducido. Las fusiones entre T5-Cuatro y A3-La Sexta tampoco contribuyó a mejorar la situación.
Con la entrada de la TDT y sus facilidades para consultar la programación (no todas las cadenas cuidan este aspecto por igual) y, por supuesto, la popularización de Internet, aunque no sea tan accesible como la entrañable pantalla de fondo negro ni tan directo en ocasiones, han hecho también que el teletexto pierda buena parte de su valor, pero es de celebrar que aún resista.

En el teletexto no existe el control parental.
Ahora mismo lo normal es que me limite a consultar las noticias y los titulares de prensa, pero a lo largo del tiempo también me ha sido útil para consultar resultados deportivos en directo, la programación, sinopsis de las películas en cartelera, el cupón de la ONCE premiado, los extintos pasatiempos de las páginas 651 a 654 y otras dedicadas a la ciencia/tecnología en el de tve, junto con esas dedicadas al ajedrez que no entendía ... por supuesto que los subtítulos y los primeros contactos con el anime en VOS...

Cómo molaba cuando llegaba un evento deportivo de relumbrón y se trabajaban un apartado con los resultados, cantidad de curiosidades y una portada preciosa. Los dibujos de las páginas de contactos también me parecían chulos, muy en la línea de aquellos gráficos que podían reproducir los móviles antiguos.

La última pérdida dolorosa fue la desaparición de los teletextos de Mediaset de las noticias breves servidas por EFE. 15 titulares por categoría con una actualización frecuente, ¡y no eran pocas categorías! Un auténtico ladrón de tiempo. O algo más lejanos, aquellos fragmentos de opinión de un tal Alfonso Ussía, colaborador de La Razón. Qué lengua.

Un brindis por el teletexto, el auténtico diario de los pobres

¡Extra, última hora!

El teletexto de Antena3 visto desde su sitio web.
Para variar, antes de dar por finiquitada la entrada he encontrado contenido que puede ser de interés, como esta reciente noticia en El País con la excusa del reciente 28º aniversario del teletexto de TVE o este artículo de un ex-redactor del de Telecinco.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...