Barra de Navegación

Nonoviembre

Qué Noviembre tan raro. Darius hasta para varias entradas. De hecho, debido a mis habituales atascos, esta es la 3ª vez que me pongo a escribir en esta. Hasta Blogger ha cambiado por el camino.

1. A principios

El primer día del mes empezó con la resaca del último Salón del Manga, y al cabo de un tiempo dejé escrito acerca de él:
Vaya un Salón del Manga tan raro. Si el año pasado ya me tomé bastante a la ligera el ir o no ir comprando las entradas a última hora, esta vez ni siquiera compré entrada alguna. Con todo el morro del mundo, me estrené en esto de las invitaciones para cosplayers con un no-disfraz... de Shinji Ikari. Pero vaya, que ni siquiera me preguntaron al validar la entrada. Cuando entré, por fin pude librarme de la inquietud de quedarme a las puertas. No es que me hubiera entristecido mucho el quedarme fuera, pero al llegar a la cola... sí me importó algo más.
Este principio de mes también pinta un poco raro, de ahí que hasta ahora no hubiera escrito algo acerca del Salón, no me haya preocupado en absoluto por buscar contenido relacionado más allá de las noticias surgidas de las presentaciones, la impresión de algunos conocidos y el habitual escrutinio de la web de FICOMIC en busca de algún cameo propio (y sí, lo hay).
Y, como es tradición, añadiremos las compras: Idolmania... y Fando-girlmania. Menudo dispendio, ¿eh? Estoy perdiendo el hábito de apuntar según qué cosas, así que recordaré de pasada el sabroso, este sí, dorayaki que probé, los mochis, el taller de shôdo (ay, qué desperdicio de tinta) o una película cuyo tema principal me tocó de cerca.

2. A mediados
 
Se intuían nuevos cambios en mis ocupaciones ─la finalización de una actividad formativa y el inicio de una laboral─ que afectarían mi rutina y la percepción de mi tiempo libre. En esas, decidí recuperar alguna cosa pendiente, como por ejemplo volver a ponerme con un JRPG, concretamente con Dragon Quest IX. Sobre eso llegué a escribir:

Voy a arriesgarme. Voy a mencionar una cosa que estoy haciendo y a ver si después de esbombarlo aguanta.

He comenzado a jugar al Dragon Quest IX. 10 horas de juego en un periodo de 24 en el momento de escribir esto. Esto es interesante para mí por varios motivos. Antes, cuando jugaba habitualmente, los JRPG eran uno de mis géneros favoritos, aunque durante épocas, ya fuera por A (una consola poco agraciada), por B (no tener los juegos al alcance) o por C (una pobre localización), no tocaba muchos, y mucho menos me los pasaba. Con la Nintendo DS me llegó la oportunidad de disfrutar como un cochino de este género tan atractivo por sus diseños, música, ambientación e historia. Disfrutaba tanto ante el aluvión de novedades como al jugarlos, hasta que, en muchas ocasiones, la dejadez, la curva de dificultad o problemas con la flashcard se cruzaban en mí camino. Final Fantasy III, IV, TWEWY, Chrono Trigger, Disgaea, Fire Emblem, Phantasy Star Zero, los Pokémon y los Dragon Quest IV y V... estos son los que más jugué --que no completarlos-- más alguno que me olvidaré. Entonces y durante un tiempo en los principios de la Era S.I.*, también disfruté mucho de otros vía emulador o en otras consolas, como Lost Odyssey, Mario & Luigi, Lufia II, Final Fantasy VI, Terranigma o Illusion of Time. Poco a poco dejé de jugar, me convertí en un casualín y no me volví a meter en ninguno salvo alguna excepción con algún Pokémon o la versión para Xbox de Phantasy Star Online (y este no es por turnos).

Los Dragon Quest de DS solían bajar de precio pronto. Pero ya hace mucho que salieron y ahora es más raro verlos en tiendas. Aún no he perdido la costumbre de, al entrar en un GAME, mirar entre los seminuevos o las ofertas a ver si doy con algo de interés. Hace unos meses (¿cuántos exactamente?), estuve a punto de pillar un DQ, no sé si el VI o el IX, pero resulta que no tenían más que la caja. Hace también unos meses, pero menos, compré la tarjeta del Dragon Quest IX a un precio asequible que no recuerdo en el Mercat de Sant Antoni. Esta compra podría formar parte de una serie destinada a...
... A invalidar mis excusas.

3. Y a finales

LLevo bastantes días sin jugar a DQ... Este caso me recuerda al de Golden Sun. El principal motivo es que el desarrollo de la historia me parece un poco decepcionante... Si no me equivoco esta entrega vino marcada por ser multijugador, pero al parecer eso influyó en el planteamiento de la trama, y es que solo el protagonista, de los personajes controlables, tiene una identidad y un peso en el argumento. De momento no se ha sumado ningún acompañante a mi equipo, solo personajes que puedes crear por si no tienes con quien jugar y claro, son como pokémons, incluso hay menos interacción todavía! Para una entrega de la serie principal, por mucho que sea para portátil, sabe a poco.

He hecho además otras cosas raras, como ver un Salvados completo en directo o leer un nuevo manga por primera vez en más de medio año, pero con todo no he dejado de procrastinar 😛


De arriba a abajo y de izquierda a derecha:

1. He vuelto a echar unas cuantas partidas a los malditos shmup. He probado de nuevos y recuperado algunos imperdibles. Parece que no pero la práctica algo ayuda a mejorar. Y aunque no me haga mucha gracia, ver vídeos de gente jugando también.
2. One Piece Gold, estrenada en nuestros cines el pasado 4 de Noviembre. Racaneé, pero no me la perdí. Muy divertida.
3. El hombre sin talento, manga de Yoshiharu Tsuge, compañero de generación de Yoshihiro Tatsumi. Muy gekiga, el manga perfecto para recuperar cualquier motivación (ironía). Lástima de haberme perdido una charla sobre el libro.
4. Chester Brown ha estado de visita en Madrid y Barcelona, pero ni siquiera me enteré a tiempo.
5. A veces siento que no hago otra cosa que perseguir la recreación de ciertas estampas. Algunos días he pensado en efemérides del tipo "ya hace tantos años de aquello" y resulta que este año se cumplen diez desde que se estrenó el anime de Suzumiya Haruhi y empezó el fenómeno... que viví a mi manera. Una serie especial. Una noticia reciente también me ha recordado la misma efeméride para otro anime muy popular... e inédito en España: Code Geass. Y ahora que caigo también para Lucky Star y Kanon. Para algunos el fin de la industria prácticamente. El año que viene le toca a Gurren Lagann.

Y así damos por acabado este curioso mes de Noviembre sin Black Friday, sin Gran Recapte y sin Sant Sadurní. Pero no me puedo quejar, no.

Ay...
* Era Sin Internet, desde el martes 13 de abril del 2010 hasta... ¿la actualidad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...